Cirugía de la Presbicia

¿Qué es la presbicia o vista cansada?

Consiste en la dificultad para ver de cerca, la cual se inicia entre los 40 y 45 años, llegando a afectar al 100% de los pacientes mayores de 50 años.
Por lo general, estamos hablando de pacientes que están en un período muy activo de su vida, tanto desde el punto de vida intelectual como profesional; y a los que depender de gafas o lentes de contacto, puede resultar en muchas ocasiones muy incómodo.

¿Por qué se produce la presbicia?

El cristalino es una lente elástica que se encuentra dentro del ojo, detrás de la pupila. Esta elasticidad le permite cambiar de forma para enfocar a distintas distancias.
Con el paso del tiempo, dicha lente se va "endureciendo", con la consiguiente pérdida de elasticidad, de tal manera que el punto de enfoque próximo se va alejando progresivamente.
Es importante reseñar que se trata de un proceso fisiológico, y que afecta al 100% de los pacientes en las edades antes comentadas, siendo éste el primer tramo del largo viaje que convertirá un cristalino transparente en uno opaco con catarata en edades más avanzadas.
De todo esto se desprende que no existen ejercicios o medicamentos que eviten la aparición de la presbicia.

¿Cuáles son los síntomas de la presbicia?

Típicamente los síntomas consisten en la dificultad para ver objetos cercanos pequeños, la necesidad de alejarlos para enfocarlos mejor, o de aumentar la iluminación.
Por lo general estos síntomas aparecen antes en los pacientes hipermétropes, luego en los emétropes, es decir, en los que no necesitan gafas de lejos, y finalmente en los miopes.

¿Se puede operar la presbicia?

Hasta hace poco, la cirugía refractiva (cirugía que busca eliminar o disminuir la dependencia a gafas), lograba excelentes resultados en la corrección de defectos como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo (sobre todo en los últimos 15 años tras la aparición del láser excimer y técnicas derivadas); aunque no corregía de forma satisfactoria la presbicia. Por ello la cirugía daba soluciones "incompletas" o temporales para el gran número de pacientes mayores de 45-50 años, en su deseo de prescindir de sus gafas.
Los espectaculares avances que ha habido en el diseño de lentes intraoculares, han permitido el desarrollo de la lente intraocular multifocal; por lo que en la actualidad podemos afirmar que sí existe una solución para la presbicia, con resultados altamente satisfactorios para el paciente.

¿Cómo se logra la corrección quirúrgica de la presbicia?

La Presbicia, tal como hemos comentado, se produce por la pérdida de elasticidad del cristalino. Por ello, parece lógico buscar la corrección en la sustitución de ese cristalino ?endurecido?, por una lente intraocular multifocal, con la cual podremos corregir no solo la presbicia, sino ciertos grados de miopía o hipermetropía que pudiera padecer el paciente con anterioridad.
Con ello logramos una visión sin gafas satisfactoria de lejos, y alcanzar un grado de visión de cerca adecuado para la vida cotidiana (leer el periódico, ver el precio de los artículos al ir de compras, etc); restringiendo la utilización de gafas para visualizar cosas muy pequeñas, o en condiciones de iluminación muy difícil.

¿Qué pacientes se pueden operar con lente multifocal?

  1. Pacientes que van a intervenirse de cataratas, quienes pueden aprovechar el mismo acto quirúrgico, para corregir la presbicia.
  2. Pacientes que no padecen de cataratas, que desean prescindir de sus gafas de cerca, independientemente de la existencia de miopía o hipermetropía previa. Es lo que se conoce como cirugía PRELEX, que es a lo que nos referimos cuando hablamos de cirugía de la presbicia.
  3. Pacientes jóvenes (menores de 40 años) con cataratas congénitas, o catarata unilateral, por ejemplo, producida por un traumatismo.

Lógicamente, la indicación final vendrá determinada considerando minuciosamente las características personales de cada paciente durante la valoración previa la cirugía (edad, defecto refractivo previo, actividad profesional, etc.).

¿Cómo es la intervención?

Básicamente es muy parecida a la cirugía de catarata, durando aproximadamente de 10 a 15 minutos.
En los instantes previos se instilas unas gotas para dilatar la pupila, tras las cuales pondremos unas gotas anestésicas, la cual será la única anestesia necesaria. Si el paciente es muy nervioso se acompañará esta anestesia local por una sedación suave.
A través de una incisión de menos de 3 milímetros, se introduce una sonda de ultrasonidos fríos que disuelve, y posteriormente aspira el cristalino endurecido. Cuando el saco o bolsa donde se alojaba ese cristalino queda totalmente limpio, se introduce el nuevo cristalino artificial o lente intraocular multifocal, la cual al ser flexible permite que sea inyectada a través de la minúscula incisión que hemos utilizado previamente para extraer el cristalino.
La herida, en la inmensa mayoría de los casos, no precisa sutura.

¿Qué cuidados hay que tener en los días siguientes a la cirugía?

Tras la operación se prescriben colirios con antibióticos para evitar las sobreinfecciones, tratamiento que es muy importante que los pacientes sigan al pié de la letra.
Asimismo, es importante evitar presionar el ojo, realizar grandes esfuerzos físicos o levantar grandes pesos. Por el contrario no está en absoluto contraindicado ver televisión, leer cuanto quiera, trabajar con ordenadores, caminar (no correr) o desplazarse en medios de transporte ordinarios.
 

¿Qué complicaciones pueden aparecer?

Las complicaciones graves son extremadamente infrecuentes, siendo las mismas que pueden aparecer en la cirugía de catarata tradicional, como la infección postoperatoria, la hemorragia intraoperatoria o la caída del cristalino a humor vítreo; con una incidencia que podríamos tasar en menos del 0,1%.

Como complicaciones menores cabe destacar la opacificación capsular, es decir del saco donde insertamos la lente intraocular. En estos casos la solución se realiza fácilmente mediante un tipo de láser denominado láser-yag, que nos permite eliminar dicha opacidad en la misma consulta en tan sólo 5 minutos; recuperando el paciente su agudeza visual previa en 24 horas.
En casos infrecuentes, puede producirse el llamado "error refractivo". Aunque la maquinaria utilizada para calcular la potencia de la lente intraocular es muy precisa, y las fórmulas en las que se basa son altamente fiables, puede ocurrir en rarísimas ocasiones que el defecto de graduación no se corrija en su totalidad; hecho este común a toda la cirugía refractiva. En la mayoría de los casos, se tratará de pequeños defectos, en cuyo caso prescribiremos las correspondientes gafas. En el extremadamente infrecuente caso en que el defecto sea notable, podría ser necesario acudir de nuevo a quirófano, para extraer la lente y sustituirla por la adecuada.

¿Qué efectos colaterales podrá notar el paciente portador de lentes intraoculares multifocales?

En ocasiones se podrán percibir "halos" alrededor de las luces por la noche, que por lo general disminuyen o desaparecen progresivamente.
En determinados casos, puede que se precise gafas de baja graduación para leer caracteres muy pequeños.

¿A qué edad puedo operarme?

La edad mínima ronda alrededor de los 45-50 años, si bien todo dependerá de la situación refractiva del paciente, ya que como hemos visto los síntomas de la presbicia se adelantan en los hipermétropes, y se retrasa en los miopes.
En cuanto la edad máxima, prácticamente no hay límites, incluso los pacientes con cataratas pueden beneficiarse de este tipo de cirugía.

¿Existe alguna profesión en la no sea recomendable esta cirugía?

Debido a la visión de halos que comentábamos, este efecto en ocasiones puede resultar molesto para profesionales que realicen horas de conducción nocturna de manera constante, por ejemplo conductores de autobuses y camiones, pilotos de avión, etc.

 

Centros relacionados

CITA PREVIA
Teléfono de cita previa: 
+34 922 53 42 40

Especialidades relacionadas

Hospiten pone a tu disposición una amplia cartera de especialidades médicas, pruebas y servicios.

Obtén el doble de Avios en el Servicio de Dermoestética durante el mes de diciembre.